Cardique capacita a 350 niños con el programa «Yo soy Guardián del Manglar»

Compartir:

En concordancia con el Plan de Acción Institucional (PAI) 2020-2023 “Hacia un territorio resiliente y más que sostenible”, Cardique brinda capacitación a 350 niños, entre los 5 y 12 años de edad, de las comunidades Arroyo de Las Canoas, Arroyo De Piedra, Punta Canoa, Manzanillo Del Mar, La Boquilla y Playa Blanca, jurisdicción de Barú, para que reconozcan y se apropien de su entorno, mediante la estrategia “Yo soy Guardián del Manglar”.

De acuerdo con el director de Cardique, Ángelo Bacci Hernández, los poblados antes mencionados cuentan con una gran riqueza ecosistémica: Cuerpos de agua de gran importancia, lagunas internas, ecosistemas de manglares y la misma presencia del mar, que las convierten en hábitat de una variedad de especies de fauna y flora y en un atractivo natural y turístico.

“Todo lo anterior se logra dándoles capacitaciones sobre la importancia del manglar, su aporte en la naturaleza y sus beneficios, además de como manejar los residuos sólidos, ya que es otro de los problemas que se presentan debido a que por el sistema de las corrientes de las aguas este tipo de contaminantes se quedan sus raíces, afectando la movilidad de los peces para desovar”, precisó Bacci Hernández.

Este proyecto acoge aproximadamente a 350 niños de las poblaciones en mención, en los que de manera lúdica se van ejecutando las actividades planteadas. Además, se realiza un recorrido por los ecosistemas de importancia de su entorno y se apoya en la creación de un proyecto ambiental para que niños y jóvenes lo puedan realizar desde las instituciones educativas, enfocado en la protección del manglar.

El programa “Yo Soy Guardián del Manglar” lo desarrolla Cardique con el apoyo de Ematuecob SAS, empresa que promueve el cuidado del ambiente y busca el fortalecimiento de los Proyectos Ambientales Escolares (PRAES) en las instituciones educativas de estas zonas.

Para Mohamet Ali, de Ematuecob SAS, en el caso de Playa Blanca se busca educar a los niños y jóvenes para que tomen conciencia y ejerzan como veedores ante esa comunidad para fortalecer el buen manejo de los residuos sólidos, quizá el mayor problema que se presenta en las áreas de manglar de la zona.

Anotó que los niños y niñas que participan en el programa Guardianes del Manglar realizan actividades de educación ambiental reconociendo e identificando la fauna y flora que habita en los ecosistemas de manglar. A la fecha el proyecto Guardianes del Manglar ha logrado capacitar 1300 niños y jóvenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *