¿Qué se tiene pensado para reactivar económicamente la ciudad?

Compartir:

Cartagena y Bolívar requieren hoy más que nunca de la articulación público-privada para poder minimizar el impacto del COVID-19 en nuestra región. Debemos aunar esfuerzos para desplegar, de manera rápida y efectiva, estrategias transversales y sectoriales para reactivar la economía sin poner en riesgo la integridad de la población.

Es por eso, que la Alcaldía Mayor de Cartagena, a través de la Gerencia de Ciudad y de sus secretarías de Hacienda y Planeación, liderará el Plan de Acción Reactivación Económica y Social de la ciudad como respuesta a las afectaciones actuales y futuras del COVID-19, en el aparato productivo.

Se busca que los programas, proyectos e iniciativas que constituyan en este ejercicio sean parte de la propuesta de reestructuración del plan de desarrollo “Salvemos Juntos a Cartagena”, el cual será presentado al Concejo Distrital para su aprobación.

La Secretaría Técnica del plan de reactivación fue encomendada a la Cámara de Comercio de Cartagena, que será la encargada de coordinar la metodología, plan de trabajo y articulación con todos los actores gremiales y de la sociedad civil.

Desde la Academia estarán apoyando con conocimiento y capacidades técnico-científicas, la Universidad de Cartagena-UDC, la Universidad Tecnológica de Bolívar-UTB y el Centro de Investigaciones para el Desarrollo y la Competitividad-CEDEC de la entidad cameral.

La comisión interinstitucional, encomendada por el alcalde William Dau Chamat, está conformada por FENALCO, ANDI, COTELCO, CAMACOL, ACOPI, ANATO, Consejo Gremial, Invest in Cartagena, Corpoturismo, Fundación Mario Santo Domingo, COMFENALCO, SENA y la Comisión Regional de Competitividad de Cartagena y Bolívar, así como representantes de las centrales obreras de la ciudad.

El plan estará orientado a partir de la valoración de los impactos económicos del COVID-19 en Cartagena, teniendo en cuenta diferentes insumos y mediciones como la Encuesta Nacional de Impacto del Covid-19, desplegada por Confecámaras y puesta a disposición para todo el país por la Cámara de Comercio de Cartagena.

A partir de estos instrumentos de medición se estructurarán diversas acciones que buscan identificar oportunidades en los sectores económicos que puedan jalonar el valor agregado y el empleo en Bolívar, a través del desarrollo de reconversiones industriales, sustitución de importaciones; diversificación de exportaciones, conectando con las cadenas globales de valor  y potencializando las nuevas vocaciones productivas basadas en la relocalización y atracción de empresas en nuestro territorio con vocación internacional.

Todo esto implementando estrategias de aislamiento colectivo e inteligente y siguiendo las medidas de bioseguridad en las empresas, de manera responsable; iniciando y de forma progresiva, con los sectores priorizados que generen alto impacto en el desarrollo económico bajo los criterios de generación de empleo, participación del PIB, eslabonamiento con otros sectores, potencial de reconversión productiva, entre otros factores.

Así, hay sectores esenciales que deben seguir operando como los relacionados con la salud, la seguridad, el aprovisionamiento de elementos de primera necesidad, las telecomunicaciones y servicios públicos. Por otro lado, hay que pensar en sectores que tienen menor riesgo de propagación del virus y, al mismo tiempo, podrían dinamizar la economía por su interconexión con el resto del tejido empresarial y, además, por su rol en la generación de empleo. Mientras más empleo se conserven y se generen, más se sostendrá la economía vía consumo de los hogares. Algunos de estos sectores en esta categoría son: industria manufacturera, en especial petroquímica y plástica, construcción, energías renovables, transporte de mercancías y almacenamiento, y agroindustria.

Durante y después de la crisis, habrá oportunidades para reconvertir diferentes actividades industriales aprovechando la demanda de bienes esenciales para la crisis. Así mismo, las mediciones que estamos realizando muestran que las empresas en Colombia podrían sustituir materia prima o mercancías, tradicionalmente importadas, por aquellas producidas en nuestro territorio, especialmente por los niveles actuales de la tasa de cambio y aprovechando los encadenamientos productivos locales. Durante y después de la crisis, sin lugar a duda, tendremos que diversificar nuestra canasta de exportaciones, la cual tiene un peso importante de bienes tradicionales y que se afectarán por la situación del mercado del petróleo y la devaluación del peso.

El comercio es fundamental en la economía local, pero por las condiciones actuales, deberá adaptarse a ambientes controlados de manera presencial, con despachos a domicilios de sus bienes con condiciones apropiadas de bioseguridad y transformarse digitalmente hacia el e-commerce.

El turismo es una de las actividades más importantes de la economía local, especialmente por su aporte en el empleo y en la dinámica empresarial. Sin embargo, es y será un sector altamente golpeado por la actual crisis sanitaria, por tanto, la reactivación económica para los próximos meses deberá apalancarse por otras actividades que sean jalonadoras de empleo y valor agregado y a la vez tengan un riesgo bajo de propagación.

Debemos aprovechar en la preparación de nuestro sector turístico para llevar nuestra cadena de valor a los máximos niveles de calidad y competitividad de destinos, generando experiencias innovadoras y así poder absorber una importante cuota en el mercado una vez se supere la emergencia global.

Es importante, además, acompañar y proteger el desempeño macroeconómico y fiscal de la ciudad, por lo que se incluirán en el plan, acciones estratégicas orientadas para promover un entorno competitivo en Cartagena, con estímulos fiscales y tributarios para facilitar el ingreso de nuevas inversiones y generación de negocios, favoreciendo el uso de recurso humano local; así como esfuerzos para preparar nuestro sector turístico para cuando la emergencia sea superada y se reactive esta actividad globalmente.

Por otro lado, se prevé un paquete de acciones e instrumentos enfocados en mitigar los efectos de la crisis sanitaria en los trabajadores informales y la población vulnerable de la ciudad, a través del emprendimiento y la empleabilidad acorde a las oportunidades de reconversión industrial y las nuevas tendencias del mercado.

Por último, y en respuesta al llamado de la vicepresidenta de la República, Dra. Marta Lucía Ramírez de Rincón, las Comisiones Regionales de Competitividad tendrán un rol importante en estos ejercicios, enfocando las Agendas Departamentales de Competitividad como instrumentos de reactivación económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *